La cúrcuma, un “antiinflamatorio natural”

La cúrcuma, un “antiinflamatorio natural”

La cúrcuma, conocida como “la especia curativa”, es una planta de la que se usa principalmente su raíz.
Aunque la cúrcuma se ha puesto de moda hace relativamente poco tiempo en nuestro país, su uso está muy extendido, desde la Polinesia hasta el sudeste asiático, y ya se hablaba de sus propiedades desde el siglo VII a.C.
¿Qué nos dice la ciencia?
La cúrcuma no ha dejado de sorprender a científicos e investigadores de todo el mundo por sus múltiples beneficios para la salud. Tanto es así, que se ha convertido en uno de los productos naturales más estudiados del mundo. Su uso en la cocina se remonta a varios miles de años.
Según un artículo publicado en Advanced Experimental Medical Biology en 2007, “La cúrcuma ha demostrado tener actividad antioxidante, antiinflamatoria, antiviral, antibacteriana y antifúngica. Por lo tanto, tiene un gran potencial contra diversas enfermedades como diabetes, alergias, enfermedad de Alzheimer y otras enfermedades crónicas”.
Los deportistas, debido al esfuerzo físico que realizan y el continuo impacto en sus articulaciones, pueden sufrir en ciertos momentos molestias, dolores o inflamación en zonas articulares como rodillas o muñecas. En la mayoría de los casos, recurrir a antiinflamatorios es la primera opción. Los antiinflamatorios pueden ser de aplicación tópica, con pomadas y cremas por ejemplo, o vía oral. Uno de los antiinflamatorios químicos más conocido es el ibuprofeno.
¿Y si sustituyes “lo químico” por “lo natural”?
“Debido a los curcuminoides, la planta reúne propiedades antiinflamatorias” asegura Terica Uriol, licenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos. “Este componente inhibe la producción de prostaglandinas inflamatorias (sustancias que estimulan las terminales nerviosas del dolor) y convierte a la cúrcuma en una planta incluso más efectiva que algunos medicamentos antiinflamatorios”, señala la profesional.
 

La cúrcuma, el “Ibuprofeno natural”

Otro ensayo clínico publicado en The Journal of Alternative and Complementary Medicine, ha revelado que existe una alternativa natural eficaz para sustituir al popular antiinflamatorio farmaceútico, el ibuprofeno, en el tratamiento de la osteoartritis de rodilla.
¿Cuánta cantidad debo tomar? ¿Cómo usarla?
Se recomiendan 2 cucharadas de cúrcuma al día. La cúrcuma se emplea en la cocina como especia y puedes añadirla a cualquier receta. Le dará un color amarillento a tus platos. Eso sí, debes tener en cuenta que si se cuece más de 15 minutos, desaparecen sus principios activos en un 80%. Esto es muy importante ya que nos interesa absorber todos sus nutrientes, por ello, lo ideal es añadirla justo al final de la cocción, una vez apagado el fuego.
 

¡Y apunta este consejo! …

Lo mejor es mezclarla con pimienta negra! Aumentará su absorción hasta un 2000% más. Sí, sí! has leído bien! Un dos mil por ciento más! La pimienta negra impide la degradación de los curcuminoides en el intestino por lo que se absorben en mayor cantidad.
Por todos sus grandes beneficios cada vez son más personas las que apuestan por la cúrcuma.
¡Disfruta de esta especia!
Gracias por haber empleado tu tiempo en leer este artículo. Haz que llegue al mayor número de personas si te ha gustado.
 
Déjanos tu comentario, nos encantaría conocer tu opinión 

Deja un comentario

Cerrar menú
×

Carrito